Acerca de

female-doctor-choosing-mammary-prosthesis-with-her-patient-white-background.jpg

CAMBIO DE PROTESÍS MAMARIAS

El paso del tiempo, puede ocasionar que los implantes presenten signos de deterioro. A través de una ecografía o resonancia magnética (RMN) se puede visualizar la formación de pliegues en la cubierta del implante, o incluso se pueden percibir sobre la superficie de la piel en la zona de la periferia del implante.

Este problema lleva a la rotura del implante por fricción interna de la superficie del implante contra sí misma. Ocurre, sobre todo, en los implantes más antiguos de geles no cohesivos o en los implantes rellenos de suero que con el tiempo experimentan un proceso de deflación.

Por otro lado, se puede dar el caso de rotura del implante. Esto ocurre cuando hay una pérdida de continuidad en la cubierta del implante y el contenido de éste se pone en contacto con los tejidos circundantes (cápsula periprotésica).

Como consecuencia, el suero salino del implante se reabsorbe y aparece la pérdida de volumen del pecho. En estadios más avanzados, el gel podría difundir fuera de los límites de la cápsula y ocasionar roturas extracapsulares que pueden dar problemas de inflamación crónica de ganglios linfáticos vecinos.

En ambos casos hay que plantearse un recambio de los implantes por otros de gel cohesivo, dado que este tipo de complicaciones ocurren con mucha menos frecuencia. La visualización en la ecografía o la RMN de ondulaciones en la superficie es normal ya que los implantes normalmente no tienen un llenado al 100% para evitar una firmeza no natural al tacto. Para ello, es necesario una correcta evaluación por parte del cirujano.